José Benito
año
Linfoma no Hodgkin
Los niños de la foto son mis nietos, dos razones para seguir luchando.
Superada la enfermedad, deseo que el tiempo pase poco a poco y que el final de esta historia sea que el linfoma no Hodgkin y yo, en paz, terminemos nuestra andadura por esta vida, incluso siendo amigos.

Como yo, muchos otros pacientes y sus familias nos hemos unido para compartir contigo el mejor anuncio del mundo: que te digan que la leucemia está curada.

Soy papel, recíclame y no me tires al suelo, por favor.