Jesús Antonio
Síndrome mielodisplásico
¡Qué la investigación no pare nunca!
Hace unos años mi abuelo, Jesús Antonio, se puso malito. Lo pasó muy mal y tuvo que superar un rechazo. Ahora han pasado cinco años y se siente recuperado y puede seguir disfrutando de la vida. Sólo podremos hacer frente a estas enfermedades con la investigación. ¡Colabora!

Como yo, muchos otros pacientes y sus familias nos hemos unido para compartir contigo el mejor anuncio del mundo: que te digan que la leucemia está curada.

Soy papel, recíclame y no me tires al suelo, por favor.