Ariadna

LOS PLANES DE UNA SEGUIDORA DEL FC BARCELONA, ARIADNA
Agosto 2009

"Hola a todos,
En primer lugar felicitaros a todos los que escribís en este gran foro por la gran labor que hacéis. Sois como una familia de la cual estoy orgulloso de poder pertenecer.

Me llamo Enrique, tengo 43 años y soy padre de una paciente de leucemia linfoblástica aguda. Mi hija se llama Ariadna, tiene 18 años y es estudiante de Historia. Ella escribe mucho mejor que yo pero ahora dice no estar inspirada para ello. Más adelante lo hará.

Nuestra guerra contra la leucemia empezó un maldito 14 de mayo del 2009, así que estamos prácticamente empezando esta carrera de obstáculos hasta llegar a la meta: la curación.

Como he dicho anteriormente, Ariadna es estudiante, amiga de sus amigos (que, por cierto, la están ayudando mucho) y fanática de "su" F.C Barcelona.

Paciente Ariadna camp nou

Era el mes de marzo y todo transcurría con normalidad: por la mañana acudía a sus clases y por la tarde daba clases de refuerzo para poder pagarse su anhelado viaje a Londres para apoyar a su Barça (Chelsea-Barcelona).

A finales de mes empezaron los primeros síntomas de su enfermedad. Nosotros, evidentemente, no imaginamos nada de lo que vendría después. Llegaba a casa muy cansada y, enseguida que podía, se acostaba. Lydia, mi mujer, y yo empezamos a preocuparnos. ¿Qué le pasaba a nuestra "niña"? Lo hablamos con ella y llegamos a la conclusión de que todo era consecuencia de la acumulación de varios factores: exámenes de la universidad, trabajo extra dando clases y el ansia del viaje a Londres. Estrés general.

A primeros de mayo, más de lo mismo, pero ella erre que erre. Llegó su día esperado y se fue a Londres con una amiga. Lo tenía todo planeado: visita a los principales sitios emblemáticos, hotel, entradas del partido, billetes de avión... Se lo pasó genial y el resultado acompañó. Todo perfecto menos una cosa: sus fuerzas se estaban agotando.

El día 7 la fui a buscar al aeropuerto y la vi mal: cansada, con moratones en los brazos. Parecía que el partido lo hubiese jugado ella. Al llegar a casa hablamos con mi mujer y decidimos que al día siguiente la llevaríamos al médico. Éste nos dijo que no nos alarmáramos, que podía ser un poco de anemia y le programaron una analítica para el 27 de mayo. Ariadna se enfadó muchísimo: "el 27 de mayo es la final de la Champions contra el Manchester" y, evidentemente, ella quería ir a Roma. La convencimos de que primero era la salud y que el partido lo vería en casa por televisión. No nos equivocamos de medio pero si de lugar ya que lo acabamos viendo en la habitación del hospital.

A medida que avanzaban los días ella se encontraba peor: agotamiento general, más moratones por todo el cuerpo y pocas ganas de comer con lo cual volvimos a hablar con el médico para adelantar la analítica.

El mismo día que se la hicieron yo estaba trabajando en la obra cuando por la tarde mi mujer me llamó para decirme que los resultados no estaban muy bien y que teníamos que ir a urgencias del hospital. Lo dejé todo y fui corriendo para casa. La cara de mi hija era un poema: no entendía nada, nunca se había encontrado mal y era un volcán de fuerza y vitalidad.

Al llegar a urgencias nos atendió la hematóloga de guardia y allí empezó la dura realidad. El diagnóstico era claro: "su hija padece leucemia aguda, suban a planta y mañana el equipo de hematología le dará más detalles". Eran las doce de la noche y no nos lo podíamos creer. Fue la peor noche de mi vida. Las preguntas se amontonaban en mi cabeza sin ninguna respuesta posible: ¿porqué mi hija?, ¿qué había fallado?, ¿qué pasaría a partir de ahora?, etc.

Por la mañana, el equipo de hematología del Hospital Mútua de Terrassa nos confirmó el diagnóstico y nos tranquilizó dentro de lo posible: hay que luchar pero hay curación.

Paciente Ariadna bandana

A día de hoy deciros que Ariadna acaba de acabar el segundo bloque de quimio sin problemas y su moral está intacta. Es candidata a trasplante alogénico. Su hermano Oriol, de 6 años, no es compatible y el otro día fuimos a hacernos las pruebas mi mujer y yo. La búsqueda de la ansiada médula ya se ha iniciado a través del Registro de Donantes de Médula de la Fundación Josep Carreras y ahora toca esperar.

El plan de Ariadna a día de hoy es incorporarse a sus estudios lo antes posible, disfrutar de la vida con sus amigos y su familia y sobre todo volver a ver en el Camp Nou un partido de "su" Barça.

Aprovecho para agradecer la colaboración y ayuda de: la Fundación Josep Carreras, el equipo médico del Hospital Mútua de Terrassa (Dr. Martí Tutusaus, Dra. Muntañola y Dra. Vall-Llobera), las enfermeras y auxiliares de la planta 11, la Oncolliga de Terrassa, nuestra familia, en especial a su abuelo Josep, a los amigos de la Universidad, a los profesores de la UAB, a los amigos en general, a Tater's y a todos los que participáis en el foro de la Fundación y en los blogs, a los donantes de sangre y médula, y a Irena.

A todos, muchísimas gracias.

Enrique"

Si quieres seguir la historia de Ariadna, podéis visitar su blog haciendo clic AQUÍ. También puedes leer una entrevista reciente AQUÍ.

En nombre de Ariadna, hazte socio de la curación de la leucemia y las demás hemopatías malignas AQUÍ, nos ayudarás a continuar investigando para que, algún día, estas enfermedades sean 100% curables. Con muy poco puedes hacer mucho. ¡Gracias!

Infórmate sobre la donación de médula ósea, AQUÍ

Página web actualizada 23/04/2019 05:57:27