Carmen

Soy Carmen y soy de esas personas que pueden decir que están vivas después de un cáncer de mama y de un mieloma múltiple. En una de mis revisiones anuales me detectaron el cáncer de mama. Mi primera reacción fue "no es posible, ¿por qué a mí?", sobretodo porque venía de pasar por ello por el caso de mi marido, al cual le hicieron una ostomia por un cáncer de próstata. Pensé que era debido al estrés de los dos años de hospital con mi marido y entonces decidí que me tenía que curar, pues no podía yo también estar enferma. Me puse a ello con todo el ánimo del mundo, escuchando a los médicos y teniendo paciencia en los tratamientos y la operación. Todo salió muy bien, pero a los dos meses en un control rutinario, mi médico de familia me dijo que tenía mucha anemia, anormal para el buen estado en el que yo me encontraba, y me envió al hematólogo.

Por suerte, me detectaron a tiempo que tenía un mieloma múltiple, algo que, si no es por el control nunca habría sabido, siendo la detección seguramente demasiado tarde, ya que yo me encontraba bien. Decidí seguir mi lucha, ya que algo que en un principio pensé que era malo me salvó la vida en cuestión de meses. Lo siguiente ya lo conocen, pero todo lo que he pasado lo volvería a pasar por alargar mi vida. Pienso que sin positivismo no se superan tantas cosas negativas, ya que como se dice, si la vida te pone en el filo de la navaja, muévete y ponte por el lado que no corta.

Página web actualizada 24/05/2018 11:00:25