Carmen

LA HISTORIA DE UN LINFOMA NO HODGKIN

Carmen
Imagen Celular de un Linfoma No Hodgkin
de células grandes

"Hola a todos!

Me llamo Carmen, tengo 40 años y soy de Murcia. Os voy a contar mi historia: Poco antes de cumplir los 33 años, empecé a sentirme enferma y tras un largo ir y venir a urgencias, finalmente me ingresaron. Fueron casi veinte días de espera e incertidumbre, hasta que por fin me diagnosticaron un Linfoma No Hodgkin de células grandes, en un estado de nivel 4. Fue un duro golpe! Me encontraba bastante débil. Imaginaros, ya tenía cuatro órganos afectados con nódulos cancerígenos, pero por fin, sabía a lo que me enfrentaba y cómo combatirlo. LUCHAR, nunca había estado tan segura y decidida de algo en esta vida!

Hoy en día la ciencia aún no está en el punto que a todos nos gustaría, pero sí contamos con un amplio abanico de posibilidades a nuestro alcance para poner freno a esta lucha contra el cáncer.

Me pusieron en breve tratamiento con quimioterapia y seguí un protocolo para finalizar con el trasplante de médula. No fue un camino de rosas, pero gracias a Dios, no tuve grandes complicaciones.

Después del trasplante autólogo, en pocas semanas, fuí recuperando fuerzas y hasta conseguí una rutina diaria en casa, con mis hijos, Juan Antonio de ocho años y Ángela de dos. Poco duró la alegría, cuando descubrí que la enfermedad volvía de nuevo a la carga. Creo que fue aún más duro que la primera vez, pues llegué a pensar que serían los últimos días o meses de mi vida. Otra batalla que librar..., más tratamiento y otro trasplante, con la diferencia que sería esta vez alogénico. Conté por fortuna con la médula de mi hermana mayor, mi donante.

Mi cuerpo no tuvo mucha tregua entre trasplante y trasplante, algo machacado, pero eran las ganas de vivir y el apoyo incondicional de mi familia, lo que hizo que no tirara nunca, ni por un momento, la toalla.

Mis hijos fueron como una fortaleza infranqueable, donde no cabía la desesperanza, pero también significaron mi punto débil, se me rompía el corazón, no soportaba la idea de no verles crecer. Eso era otra posibilidad, para que nos vamos a engañar....

Gracias a Dios y se las doy todas las noches, por la oportunidad de seguir viviendo y hasta con un poco de suerte, poder envejecer de la mano de mi esposo. No me gustaría olvidarme del merecido reconocimiento a la profesionalidad y no menos importante, la humanidad, que encontré en el equipo médico del "Hospital Morales Meseguer" de Murcia, a enfermeros y auxiliares de la burbuja y por supuesto, a mi hematólogo, el Dr. Nieto. GRACIAS A TODOS ELLOS!!!!

Espero que mi relato sea positivo para aquellas personas que lo lean, porque hoy en día, soy una mujer y madre llena de vida, que VIVE EL PRESENTE. Esos son mis planes, vivir el día a día, disfrutando de los míos. Un saludo!!"

En nombre de Carmen, hazte socio de la curación de la leucemia y las demás hemopatías malignas AQUÍ, nos ayudarás a continuar investigando para que, algún día, estas enfermedades sean 100% curables. Con muy poco puedes hacer mucho. ¡Gracias!

Infórmate sobre la donación de médula ósea, AQUÍ

Página web actualizada 19/02/2019 01:46:36