Claudio

De 3 pasos en 10 minutos, a los 42km...

Cuando me pidieron escribir esta nota no pensaba que podía ser tan complicado...

Pensando cómo escribir y qué representa todo lo vivido..., me gustaría darle el lugar que le corresponde a las cosas. Hoy, todo el tratamiento de una leucemia linfoblástica aguda que tuve a los 12 años, con 4 años y medio de quimio, queda encerrado en mi vida corriendo carreras de fondo como la etapa previa antes de volver a correr. Ya han pasado más de 20 años de atletismo. Les cuento desde este punto de vista mi historia:

Recuerdo que a los 11 años casi 12, tuve una fuerte gripe que no se iba y muchísima fiebre. Pasó mi cumple número 12 y a la semana estaba mucho peor. Me acuerdo que tenía tanta fiebre que me ponían hielo en el cuerpo, traslados de un hospital a otro..., y al final, dimos con un médico que le decía a mi madre que su hijo tenía leucemia, que estaba lamentablemente muy mal y que tenía 2% de posibilidades de salir adelante y que la cosa no pasaría de más de dos semanas...

Paciente Claudio 3

Importante ese 2%!! Pero aquí estoy!! Y sigo corriendo...!!!
Recuerdo que un día tenían que hacerme una placa y me tuve que levantar de la cama con suero en un brazo y una transfusión de sangre en el otro. Nunca me costó tanto dar tres pasos...

Exactamente 3 pasos, tardé como 10 minutos hasta sentarme en la silla de ruedas... Por qué recordar esto?? Pues porque ahí nació mi idea de correr en atletismo y correr una maratón de 42km. ya que justo un tiempo antes, había visto una película de una maratón que se corría en Italia "The games". Creo que ya me había hecho la idea de correr esta carrera, la carrera más grande que conocía, los 42km.. algo que se veía difícil en ese momento, y sobre todo porque faltaba mucho...

Estando en esa primera etapa interna, recuerdo que le pedí a mi hermano que me contara cuando él corría en el colegio...
Pasaron 4 años y medio de quimio, antes era mucho más complejo, muchos amigos se quedaron en el camino..., de alguno de ellos aprendí a tomar las cosas con más alegría y sobre todo pelear esta dura batalla porque si ellos que aún estaban peor que yo, luchaban con una sonrisa, yo no podía ser menos...

Fue un tratamiento con muchos altos y bajos. Mi mamá me decía: "mira, cuando vas al hospital eres un paciente, pero apenas sales por la puerta del hospital, la enfermedad se queda dentro y tú tienes que hacer tu vida normal..."

Íbamos tempranito para los análisis de sangre, esperábamos los resultados y luego las pautas y remedios a seguir y si había suerte, no había pinchazos en la espalda. Después, lo importante era salir lo más rápido posible del hospital y así la enfermedad se quedaba ahí dentro...

Mi doctora me decía "Claudio, tienes que hacer el tratamiento al pie de la letra" y yo sólo quería correr, pero no quedaba otra... Ella tenía una copa de un chico en un estante de su consultorio, yo la veía siempre y le dije que si algún día ganaba una como esa, se la regalaría a ella. Entonces me dijo que la diferencia sería que esa que yo le regalaría, sería porque la habría ganado después de curarme... y así fue.

Paciente Claudio 4

Mi vida era normal dentro de lo que se podía, ya estaba acostumbrado a ir al hospital 3 veces por semana, pero después me iba al colegio como si nada. Yo quería estar con mis amigos, era más divertido y aunque costara ir, yo ponía todas las ganas del mundo, era mejor que quedarme en casa, quería estar allá con ellos y no perderme nada. Pasé todos los cursos y la única materia que tenía eximida fue gimnasia. Fijaros qué cosa, casi no me acordaba de eso hoy. Estaba siempre con mis amigos del colegio y procuraba olvidarme así un poco de la enfermedad.

Más o menos unos 4 ó 5 años después de algunas recaídas y días bajos, llegó el gran día. La doctora nos dijo a mi madre y a mí que estaba bien y que finalmente podría hacer deporte!!!!! Pero empezando poco a poco, eso sobretodo, jeje!! Yo siempre decía que estaba hecho un huesito, nada de músculo y apenas con fuerzas, pero fueron gradualmente los mejores años de mi vida con la facultad de por medio y con el atletismo!!!!

Pasé 1 año entrenándome físicamente muy duro para estar no solamente bien, sino muy bien. Y llegó mi primera carrera de 8km ..., después toda la vida dedicada al atletismo. Lo más lindo fue entrenar en la pista de mi ciudad universitaria y luego a salir a correr un par de horitas por ahí. 1 año de entrenamiento para cada maratón, la primera que corrí fue como tocar el cielo, al final me dio un calambre, pero os aseguro que nadie podría haberme sacado de esa maratón. Todos los chicos de mi equipo de la UBA acompañándome los últimos 10km..., algunos me decían "vamos, vamos, que vas muy bien"... estaba muy cansado, pero nada ni nadie hubiera impedido que abandonara esa carrera, y al final llegué. Recuerdo esa especialmente porque fue dedicada a todos esos amigos que no llegaron y me dejaron en el camino.

Paciente Claudio 1

Después de terminar la maratón me dije: tarea cumplidaaaa, cumplí mi promesaaaaaaaaa!!! Corrí los 42km, estaba agotado, pero tocaba el cielo!!! Mucho sacrificio, pero pensé que seguiría corriendo otras distancias, que correría otra vez... y así fueron pasando los años a los que siguieron muchas carreras...

Pasado un tiempo, me enteré de una nenita de 12 años que fallecía por no tener donantes. Cómo ayudar y que no volviera a pasar? Así que pensé que lo que mejor que podía hacer era correr y difundir la donación de médula, porque es muy simple dar vida en vida y casi tan fácil como donar sangre, igual que donar plaquetas, no me canso de decirlo y hasta lo dice la camiseta con la que corro siempre.

Voy a seguir corriendo con mi camiseta por todos lados fomentando la donación de médula en cada rinconcito del mundo que pueda, porque si les he contado esta historia es porque se puede salir !!!! Sigo pensando que la leucemia no tiene resistencia para correr!! Después de 81 carreras y 3 veces los 42km puedo decirlo, más de 20 años de atletismo. Doy las gracias siempre, hoy me sigue emocionando ver correr a la gente como antes....

Como decíamos en mi equipo de atletismo para alentarnos entre nosotros: vamosssssss, arribaa, vamos que se puede!!!!!!!!!!!!

Paciente Claudio 2

Si pude correr y hacer mi vida, es porque hubo gente que en su momento donó sangre, mi familia que estuvo siempre cerca y mis amigos, mucha gente buena!!!

Aquí tenéis unas fotos de mi tercera maratón el 20 de marzo de 2011 de los Ángeles. Que cosa, antes le tenía miedo a la lluvia por si me enfermaba, ahora pienso que es muy lindo correr con lluvia!!!!

Esos 42km llovió toodooo el tiempo y yo me sentí súper bien. Para mis amiguitos que están hoy pasando por esta enfermedad, yo voy a seguir por muchos años corriendoooooooo y fomentando la donación de médula. Si Dios quiere, seguirán los 42km de Buenos Aires y seguro nuevamente los 42km de los Ángeles...

Un abrazo a todos y nos veremos en alguna carrera...

Claudio

En nombre de Claudio, hazte socio de la curación de la leucemia y las demás hemopatías malignas AQUÍ, nos ayudarás a continuar investigando para que, algún día, estas enfermedades sean 100% curables. Con muy poco puedes hacer mucho. ¡Gracias!

Infórmate sobre la donación de médula ósea, AQUÍ

Página web actualizada 26/04/2019 12:24:46