Hugo

Hola,

Soy la mamá de Hugo Casanova. En agosto de 2012, a las 5 semanas de vida, lo llevamos a urgencias del Complexo Hospitalario Universitario de Vigo por una simple fiebre. Como era muy pequeño lo dejaron en observación pero a los dos días se puso peor y decidieron hacerle unas pruebas de madrugada. Lo que era una simple fiebre se convirtió en un fallo hepático hiperagudo, de linfohistiocitosis hemofagocítica familiar. Fue el peor momento de nuestras vidas. Desde ese momento nos cambió la vida, pero al ver su carita y su sonrisa, nos salieron las fuerzas para luchar.

A partir de ese día empezó con quimioterapia y otros tratamientos. Como nosotros no éramos compatibles se inició una búsqueda de donante no emparentado a través de REDMO, gestionado por la Fundación Josep Carreras. Tuvimos mucha suerte porque en diciembre nos dijeron que había un donante para él fuera de España. Ese día fue una alegría enorme puesto que mi niño tenía una oportunidad para poder vivir. En la vida podré agradecer a esa persona lo que hizo por mi niño.

El 20 febrero ingresamos en el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela para cambiarle el reservorio por un catéter venoso central tipo Hickman. El 27 de febrero le hicieron el trasplante de donante no emparentado de alto riesgo, puesto que era una enfermedad no habitual y era el primer caso en Santiago en el que realizaban un trasplante por esta enfermedad.

Nos dieron de alta el día 1 de abril después de pasar el tiempo establecido por el equipo médico y, hasta el día de hoy, con sus revisiones periódicas. Quiero dar las gracias al equipo médico de oncología pediátrica, tanto del hospital Xeral de Vigo como al de Santiago y a la Fundación Josep Carreras por la labor que lleva a cabo para salvar la vida de nuestros hijos.

Un saludo,

Rosana

Página web actualizada 15/03/2019 10:38:12