Jessica

Jessica paciente 1

Me llamo Jéssica y tengo 24 años. La verdad, que siempre he leído los testimonios de la gente durante y después de mi enfermedad. Durante, me hacían ser aún más positiva y fuerte sabiendo que mucha gente superaba la leucemia, y ahora, una vez curada, los leo porque me alegro cada vez de que una persona más se recupera, al fin y al cabo, todos somos una gran familia. Por si hay más gente como yo, enferma, curada o sana, me he animado a contar mi historia, la cual, no es mucho más diferente que otras de las que se pueden leer aquí, pero creo que puede dar esperanzas a la gente que está pasando lo que yo pasé.

A finales del 2009, no me encontraba muy bien. En un margen de 2 meses tuve anginas, sinusitis y después otitis, además siempre estaba muy cansada. El 7 de enero del 2010 acudo a urgencias por una cistitis con hemorragia, además de moratones por todo el cuerpo y petequias. Me hicieron análisis de orina y de sangre, en cuanto tuvieron los resultados de la analítica me ordenaron a quedarme ingresada porque mi nivel de plaquetas era mínimo. Al día siguiente nos confirmaban lo peor: Leucemia Promielocítica Aguda De Alto Riesgo. Aunque suene raro, yo lo sabía. Ya subía en el coche con mis padres hacia urgencias diciendo "yo tengo leucemia". Soy estudiante de biología y algo de eso aprendemos, eran signos claros y además, nuestro cuerpo es listo y sabe que algo no va bien.

A partir de ese día, mi vida se redujo durante 26 días a 4 paredes, eso sí, todas decoradas con un póster enorme de mis amigas, un collage con rosas de papel que me hizo mi novio e incluso mi propia televisión. Después vinieron 3 ingresos más (dos de 5 días y otro de 3). No voy a decir que todo fue fácil porque no fue así, pero sé es verdad que, hoy en día, no tengo ningún recuerdo malísimo de todo ese largo camino.

Jessica pacient 4

El 24 de mayo del 2010, me daban el alta y me iba a casa después de haber superado el último ciclo y la subida de defensas. A partir de aquí comienza el mantenimiento, una vida muy fácil que tiene una duración de 2 años: sólo tomo una pastilla y media al día, más una inyección a la semana y el ATRA cada 3 meses. Eso es todo.

A día de hoy, hago una vida totalmente normal, sin ninguna restricción. Estoy a 3 meses de acabar esta última fase de mantenimiento y puedo decir que nunca he estado mejor. He aprendido a vivir el día a día, a disfrutar de los pequeños momentos que muchas veces nos pasan tan desapercibidos y que son los mejores. Puedo estar súper orgullosa de mis padres. No sé cómo lo hacían pero compaginaban su trabajo con estar conmigo. Ellos, junto con mi novio, han sido los que han estado turnándose en mi habitación para que nunca estuviera sola. GRACIAS, ¡sois los mejores y nada hubiera sido lo mismo sin vosotros! Mi familia, siempre preocupada y dándome cariño al otro lado del teléfono, me emociona recordar que mis tíos y primos fueron a donar sangre por voluntad propia para que nunca me faltaran plaquetas. Mis amigas, con sólo 20 años, han sabido hacerme la chica más especial y maravillosa de todo el hospital, siempre llegaban regalos, postales, fotos, chocolate... Mis enfermeras de la planta 5 de hematología del Hospital Universitario Central de Asturias y por supuesto mis doctoras Concha y Rayón no sólo me han curado, también me han llenado de alegría y de cariño.

Jessica paciente 2

Para todas las personas que tengan que echar un pulso a la leucemia: sed positivos, luchadores y valientes. Se vence. Es largo y duro, pero os prometo que una vez superado, os hará mucho mejores personas y muchísimo más fuertes. Igual todos los que tenemos que pasar una enfermedad así es porque somos capaces de superarlo. Nunca os preguntéis por qué os ha tocado, ¡ocurre y hay que pelear! Muchísimo ánimo para todos los que lo estéis en plena batalla y para todos los que ya la hayáis ganado, os mando todo mi cariño.

Para finalizar, me gustaría animaros a todos a haceros donantes de médula ósea, yo he tenido la suerte de no necesitar un trasplante pero poca gente tiene tanta suerte como yo y lo necesita. Donar médula es donar esperanza y vida.

Si quieres informarte sobre qué es la donación de médula ósea para ayudar a personas como Jessica (y muchos otros pacientes) a tener una oportunidad de curación, haz clic AQUÍ. Recuerda que la donación de médula ósea es altruista, anónima y universal. Si te inscribes como donante de médula ósea, has de estar dispuesto a hacer efectiva la donación para cualquier persona del mundo que lo necesite. Si quieres más información, escríbenos a donants@fcarreras.es o llámanos al teléfono gratuito 900 32 33 34.

También puedes hacerte socio de la Fundación Josep Carreras. Con muy poco, nos ayudarás a continuar investigando.

 

Página web actualizada 24/05/2018 11:00:23