Juliet

Este es el mensaje de amor de Doris, una madre que reside en Los Estados Unidos, de 22 años, que ha luchado y lucha con todas sus fuerzas por salvar a su bebé, Juliet, enferma de Inmunodeficiencia Severa Combinada:

"Soy una madre de 22 años y estaba feliz con mi bebé de un mes cuando recibí la peor llamada de mi vida: "tiene que llevar a su hija inmediatamente al UCLA hospital. Su hija tiene una condición médica que, de no ser tratada rápidamente, puede morir".

 

Paciente Juliet 3

Fue horrible. Ese mismo día quedó hospitalizada durante dos semanas. Después tuvimos que aislarnos de la familia y del mundo exterior para que los médicos le suministraran quimioterapia intensiva a Juliet. Una vez acabado este tratamiento, todo estaba listo para el trasplante de médula ósea. Era la única solución para que Juliet pudiese vivir. Como no había donante compatible con ella en nuestra familia, tuvimos que esperar un tiempo y, cuando se localizó el donante, empezó todo.

Paciente Juliet

Juliet junto a su mamá, Doris

Ella siempre mantuvo una sonrisa enorme. Todo lo que pasó fue muy difícil y a veces sentía que no podía más pero ella siempre encontraba la forma de darme fuerzas. Aunque ni siquiera pudiese moverse, con una pequeña sonrisa seguía luchando y pasábamos horas y horas jugando. Después de dos cirugías, cuatro anestesias, tres biopsias, dos endoscopias, dos colonoscopias, aspiraciones y transfusiones de sangre y de plaquetas, quimios y sus efectos, la enfermedad del injerto contra el huésped que atacó a su intestino y muchos problemas más que tuvimos que superar las dos (porque no me separé de ella ni un minuto durante todo este tiempo), ahora ya tiene siete meses y seguiremos luchando cada batalla hasta que logremos ganar la guerra.

 

Paciente Juliet 4

Esta semana saldremos del hospital. No estamos completamente bien pero es un buen comienzo. Todos me decían, cuando sabían la fecha de nacimiento de mi bebé (10/10/2010) que era de suerte y yo decía: "¿cómo puede ser si esté sufriendo tanto?" Ahora sé que es cierto: es más que suerte, es una bendición enorme. Mi bebé, Juliet, es un milagro de la vida.

Paciente Juliet 2

Gracias a Dios, al donante y a todos los que nos apoyaron en la recuperación de Juliet.
Seguiremos luchando hasta el final".

Doris González

Hazte socio de la curación de la leucemia y las demás hemopatías malignas, AQUÍ

Infórmate sobre la donación de médula ósea, AQUÍ

Página web actualizada 17/06/2019 06:33:36