Laura

Me llamo Laura y tengo 26 años. Vivo en Madrid, concretamente en Boadilla del Monte. En enero del 2016 con 25 años me diagnosticaron un Linfoma de Hodking en estadio II-A del tipo esclerosis nodular. Fue un impacto enorme, nadie espera este tipo de noticia. Estuve ingresada 15 días en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda dónde me hicieron todo tipo de pruebas (análisis de sangre, TAC, PET-TAC, biopsia...). Cuando ingresé estaba muy nerviosa, era la primera vez que pisaba un hospital.

Tras una biopsia fallida porque no dio suficiente información, me sometieron a una mediastinoscopia para sacar un "trozo" más grande del tumor que tenía en la zona del tórax. Pasados 9 días me llamó la cirujana torácica y me dijo que era un linfoma de Hodking y que tenía muy buen pronóstico. Al rato me llamaron de Hematología para ir al día siguiente a consulta y explicarme el tratamiento. Es algo contradictorio, pero me puse muy contenta, ya sabía el diagnóstico, ahora tocaba luchar y matar al bicho.

Llevaba un mes y pico con un dolor en la zona izquierda del tórax, tenía un abombamiento que fue creciendo junto con los ganglios en la zona de la clavícula. El PET-TAC determinó que era un tumor de 10,5 cm en el tórax, ganglios afectados en la zona de las axilas y ganglios supra e infra claviculares. Con 8 sesiones de Beacopp el cáncer estaba en remisión, pero me dieron 8 sesiones más de quimioterapia, esta vez ABVD para acabar con todo lo residual que quedaba de los tumores. Fueron un total de 16 sesiones durante 5 meses.

La quimioterapia es muy dura con muchísimos efectos secundarios pero el objetivo es salvarte y seguir disfrutando de la vida que es lo más preciado que tenemos.

¡En septiembre del 2016, la primera revisión que me tocaba pasar tras el PET final del tratamiento me dijeron que estaba totalmente curada!!! ¡Ese fue el día más feliz de mi vida!!!

Cuando te toca pasar por una experiencia tan complicada como ésta aprendes a valorar más que nunca la vida porque de un día para otro aparece la palabra cáncer en tu vida y tus prioridades cambian. Yo no sabía que era tan fuerte, me he sorprendido a mí misma, cuando estás pasando por una enfermedad grave como ésta sacas las fuerzas de dónde sea. ¡Luchas por la vida!!

Hago una mención especial mis padres y mi hermana que son los que estaban conmigo día a día. Sin ellos no hubiera podido superar la enfermedad, necesitas el apoyo de alguien las 24h del día, sobre todo en los días que no puedes ni levantarte de la cama. ¡Gracias!!!

A todo el personal sanitario del hospital, de verdad, todo eran buenas palabras, ánimos, fuerza... Así es todo más llevadero y el miedo desaparece de la cabeza.

A todos mis amigos y amigas, gracias por las palabras, mensajes, llamadas, besos, abrazos, visitas, conversaciones... por mi repertorio de pañuelos que a día de hoy utilizo para el cuello.

¡Mucho ánimo a todas las personas que estáis luchando contra el cáncer, se puede!!!! Cuando yo estaba con el tratamiento, leía las historias publicadas aquí y me daban mucha más fuerza.

¡¡¡Siempre hacia adelante, un abrazo a todos!!!

Laura

Página web actualizada 12/04/2019 10:05:22