Mario Salvia Serret

Nació en Mollerusa (Lleida) el 21 de septiembre de 1933, pero vivió prácticamente toda su vida en Barcelona, donde murió el 30 de mayo del 2007.

Celoso de su intimidad, Mario Salvia, llevó una vida discreta y austera. Catalán, gran amante del conocimiento multidisciplinar, libre pensador y hombre de gran generosidad hacia los otros, dedicó su vida profesional al mundo del comercio. A nivel personal disfrutaba de aficiones tan diversas como la lectura, el cine, los viajes y todo un conjunto de trabajos manuales.

Llevó su enfermedad en absoluta reserva, pero el hecho de padecerla en primera persona le hizo darse cuenta del papel fundamental que la Fundación Internacional Josep Carreras jugaba en el progreso de la ciencia y la mejora de quienes se encontraban en su misma situación, por lo que tomó la decisión de que parte de sus bienes se destinaran a dicho fin disponiéndolo así en su herencia.

 

Página web actualizada 18/11/2018 00:07:58