Marta, ex-paciente de leucemia

Paciente Marta

Los padres de Marta y su hermana María la llevaron al pediatra porque se encontraba muy cansada y unas infecciones de garganta no terminaban de curarse. Tras enviarla a urgencias y hacerle una serie de analíticas, supieron el terrible resultado: Marta tenia un 5% de blastos en la médula ósea, pero no en sangre periférica, lo cual quería decir que en un futuro, un mes, un año, tres años... Iba a necesitar un trasplante de médula. Su leucemia era Mielomonocítica Juvenil. El pronóstico era muy malo y no existía la posibilidad de un auto-trasplante.

Yolanda explica: "El día antes de ingresar en el hospital, le dije a Marta que en su cuerpo había bichitos malos y buenos y que estaban ganando los malos. Por eso teníamos que ir al hospital para que los médicos y las medicinas ayudaran a ganar a los bichitos buenos, y que cuanto más se riera, más bichitos malos iba a matar. Estando ingresada, sus risas se oían por toda la sala, por la noche, cuando nos quedamos las dos solas, me dijo: "Mami, hoy sí que hemos matado muchos bichos malos, ¿verdad?". Un día los médicos explicaron a la familia de Marta que necesitaba un trasplante de médula ósea pero que ninguno de ellos era compatible. El Registro de Donantes de Médula Ósea, gestionado por la Fundación Carreras, empezó una búsqueda de donante voluntario. Poco después, Marta por fin contaba con una posibilidad: una unidad de sangre de cordón umbilical compatible procedente de una donante belga.

Julio de 2001.

En nombre de Marta, hazte socio de la curación de la leucemia y las demás hemopatías malignas AQUÍ, nos ayudarás a continuar investigando para que, algún día, estas enfermedades sean 100% curables. Con muy poco puedes hacer mucho. ¡Gracias!

Infórmate sobre la donación de médula ósea, AQUÍ 

  • Paciente Marta
  • Marta
  • Marta
Página web actualizada 14/11/2018 21:10:35