Olaia

Mi médula vino de Alemania...

Paciente Olaia 1

¡Hola a todos! Me llamo Olaia, tengo 29 años y mi historia empezó en mayo del 2010, 5 meses después de haberme ido a vivir con mi novio, Alex. Durante los meses de febrero, marzo y abril del 2010 empecé con una serie de mareos y vómitos, aparentemente sin mayor importancia, hasta que un día cuando estaba en el trabajo me mareé hasta tal extremo que casi me caí redonda al suelo. Fui a urgencias y el 25 de mayo, después de unos días de pruebas, nos dijeron que tenía leucemia mieloide aguda. Nos asustamos muchísimo, ¡claro que te asustas! ¿a quién no le asustan las palabras leucemia y cáncer? Pero no, mi momento no había llegado todavía, y quise saber todo para que esto sólo supusiera un paréntesis en mi vida, salir con una lección aprendida y con más ganas de vivir aún que antes. El tratamiento ha sido duro, desde los vómitos, las fiebres, las heridas en la boca, los malos sabores... y sobre todo la pérdida de pelo. Eso sí que fue un duro golpe para mí, ya que yo siempre he llevado el pelo largo, pero ahora ya me está creciendo y puedo decir: ¡¡¡todo se pasa!!!

Paciente Olaia 2
Alex, durante el aislamiento de Olaia

Antes de empezar con la quimio, tuve la suerte de poder congelar mis propios óvulos, para una vez pasado todo esto, si me quedo estéril, poder tener la posibilidad de ser madre con mis propios óvulos y si no, siempre queda la adopción. Nunca podré agradecer lo suficiente a Alex, mi novio, lo bien que está llevando la situación y entendiendo todos los cambios que supone esto para nosotros. También quiero agradecer a toda mi familia y mis amigos que han estado ahí todos los días, tanto en los buenos como en los malos momentos.

La quimio, ¿qué decir de la quimio que no sepáis ya? Que es una "mierda", pero nos cura, que se pasa mal, pues claro, pero es por unos meses y a cambio tienes toda una vida por delante. Y el trasplante, ¿qué contaros del trasplante? Los días en el hospital se hacen eternos, y cuando me dieron el alta y volví a salir a la calle, lloré de alegría. Bueno, cuántas veces habré llorado simplemente por ver la calle... Ahora llevo 4 meses del trasplante, los resultados no pueden ser mejores: no me han encontrado ninguna célula cancerígena en la médula en la última punción. Y aquí sigo, cogiendo fuerzas, con mi medicación a todas partes y con las revisiones cada 2 semanas. Pero todo pasará, ¡¡¡LA LEUCEMIA SE CURA, de eso estoy segura!!!

Como he dicho al principio, acababa de trasladarme a vivir con mi novio cuando todo esto empezó, y teníamos pensado casarnos para el 2012. En el hospital llegué hasta a hacer nuestra lista de bodas, mirar iglesias, etc... Habrá que esperar otro añito por lo menos, pero la boda es lo que me ha mantenido con alegría y me ha dado fuerzas en esa época tan dura en el hospital, cuando la gente no te puede ni tocar, ni les ves las caras, tapadas con esas mascarillas.... De momento, ya he podido estar en la boda de unos amigos muy especiales para mí.

Paciente Olaia 3
Olaia y Alex, en la boda de unos íntimos amigos

Paciente Olaia 4

Por mi parte, sólo me queda animar a todo el mundo y decir que si podéis, os hagáis donantes de médula, o por lo menos, donantes de sangre. No cuesta nada, y a nosotros, los pacientes, nos salva la vida. Mi médula vino de Alemania, pero, ¿quién sabe si algún día vuestra médula puede salvar a alguien? ¡Ojalá! ¡Gracias a todos los que ya sois donantes!

Un saludo,

Olaia

 

Lee una entrevista a Olaia, AQUÍ

También puedes leer un artículo sobre el caso de Olaia del diario DEIA AQUÍ.

En nombre de Olaia, hazte socio de la curación de la leucemia y las demás hemopatías malignas AQUÍ, nos ayudarás a continuar investigando para que, algún día, estas enfermedades sean 100% curables. Con muy poco puedes hacer mucho. ¡Gracias!

Infórmate sobre la donación de médula ósea, AQUÍ

Página web actualizada 18/08/2019 11:16:47